En el segundo trimestre de 2019, el 48% de las empresas de maquinaria agrícola reportó mayores ventas en unidades que en el mismo período de 2018. El dato es mayor al que había logrado el clúster fierrero cordobés en el primer trimestre (43%) de acuerdo a un informe del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) y de la Asociación de Fabricantes de Maquinarias Agrícolas y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac).

“Se observa una moderada pero clara mejora interanual en todas las variables clave que representan el nivel de actividad de las firmas respecto a lo observado en el primer trimestre del año. El escenario en la facturación es sensiblemente más favorable”, precisa el estudio.

En la provincia de Córdoba se concentra casi un 30% de las fábricas de maquinaria agrícolas argentinas (el resto están radicadas en Santa Fe y Buenos Aires). En lo que respecta al nivel de ventas medido en unidades, el 27,4% de las firmas percibieron una caída de sus ventas, pero solo 2,7% de manera considerable.

“La rentabilidad continúa presentando una situación de deterioro en gran parte de las firmas. Sin embargo, también es posible observar una pequeña mejora respecto al primer trimestre del año”, se insiste en el trabajo.

Hay un dato para sostener esta percepción, los investigadores del Ieral aseguran que existe un 18,9% empresas que perciben una mejoría respecto a las 13,3% del trimestre anterior. “Similar evolución presentó la inversión productiva. Ambas variables reflejan que la incipiente mejora en las ventas no alcanza aún a mejorar en forma significativa el resto de las variables clave para el sector”, destaca el informe.

A pesar de la delicada situación económica, la mayoría de las empresas mantuvo estable el nivel de empleo. Se observa una mejora respecto al trimestre previo, con leve aumento de proporción de empresas que aumentó el empleo y una importante cantidad de empresas que mantuvo su plantilla inalterada.

Finalmente, se incrementó la proporción de firmas que manifiestan un aumento de la utilización de la capacidad instalada, al tiempo que las que percibieron una disminución se mantuvo relativamente estable.

Otra tendencia interesante que precisa el trabajo es que el 45,9% de las firmas participantes perciben un aumento en el ingreso de productos importados que compiten con la producción local, comparado con respecto al 2015. Y si se compara la situación respecto de 2018, sólo 35,1% considera que se ha incrementado.

A partir de la continuidad de observatorios, que permiten tener indicadores anuales hasta 2018 y trimestrales a partir de 2019, se pueden identificar cambios de tendencia. La evolución de unidades vendidas y facturación son las que manifiestan una mejoría más importante en el segundo trimestre, reforzando la mejora ya evidenciada en el primer trimestre.

En resumen, concluye el estudio, se percibe una recuperación gradual de las cantidades vendidas y de la facturación en las empresas de maquinaria agrícola y agropartes aunque aún no alcanza a la mayor parte del sector, y no se traduce en mejoras significativas en rentabilidad, inversiones, utilización de capacidad y empleo.