Hace 21 años, el 15 de agosto de 1998, los entonces gobernadores de Córdoba y Santa Fe firmaron el documento inicial de la Región Centro. El Tratado de Integración Regional que rubricaron Ramón Mestre y Jorge Obeid establecía que ambas provincias trabajarían en conjunto para “lograr la integración anhelada” procurando, “mediante una unidad funcional favorecer la mecánica propia del federalismo argentino en armonía con los intereses nacionales”. Ese documento se perfeccionaría en abril de 1999 cuando la provincia de Entre Ríos rubrica el Tratado, adhiriendo plenamente al proceso de integración.

Desde aquel 15 de agosto de hace 21 años, las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos recorren el camino de la unidad de objetivos y la coincidencia de acciones en la búsqueda de un reconocimiento pleno de la importancia de la región en el ámbito cultural, económico, social y productivo del país.

La Región Centro de Argentina tiene una superficie de 370.000 Km2, lo cual representa el 10% del total nacional. Abarca una gran parte de las tierras más productivas de la Argentina y cuenta con más de 7.200.000 habitantes, que constituyen el 20% de la población de todo el país. En su territorio se encuentran las dos ciudades más pobladas de Argentina luego de Buenos Aires y posee las tierras de mayor productividad agropecuaria.

Además, con una rica historia manufacturera, en las provincias de la Región Centro se erigen distintos complejos industriales orientados, entre otras actividades, a la metalmecánica. Este empuje junto a la riqueza en recursos naturales colocan a la Región al frente de las exportaciones del país. En los últimos años se sumó un fuerte flujo de inversiones en tecnología, apoyado fundamentalmente en la existencia de recursos humanos calificados surgidos de las universidades públicas y privadas de la Región.

El impulso que los sucesivos gobernadores le dieron a la Región responde al interés de los pueblos de cada provincia en constituirse en referentes del sistema federal que debe imperar en el país. Es, además, el reconocimiento de las potencialidades que tiene la Región como motor productivo nacional y, consecuentemente, como sostén del necesario crecimiento económico argentino.

La Región Centro se muestra, de esta forma, como una tierra de oportunidades en pleno crecimiento. Desde hace 21 años se presenta al país y al mundo con una institucionalidad definida que consolidan la integración y el desarrollo territorial, con reglas de juego claras y políticas de estado articuladas.

En la Región Centro, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos constituyen un bloque consolidado que busca, tal como lo expresó el gobernador Juan Schiaretti en la última reunión de mandatarios realizada un año atrás, “darle una salida más equilibrada, desde el punto de vista federal, a nuestro país”.