Tras la finalización de la autopista Río Primero – Córdoba, habilitada este lunes por el gobernador Juan Schiarettitodos y cada uno de los accesos y egresos de la ciudad de Córdoba tienen como característica en común ser autopistas y autovías.

De este modo, la circulación desde y hacia la ciudad Capital ofrece seguridad y comodidad cualquiera sea el punto cardinal al que se vaya, o del cual se venga.

Esta condición coloca a la provincia a la vanguardia nacional en materia vial, favoreciendo no solo el turismo, sino también la circulación de la producción y la de quienes, por motivos laborales o de cualquier otra clase, utilizan a diario la Red de Accesos a Córdoba.

Otro dato a destacar es que todas las autopistas y autovías que ingresan a la ciudad lo hacen atravesando el anillo de Circunvalación, cuyo cierre definitivo fue habilitado este año por el gobernador, Juan Schiaretti.

De esta manera, independientemente de cuál sea la autopista o autovía de acceso, quienes ingresen a la ciudad desde cualquier punto cardinal pueden utilizar la Circunvalación para dirigirse rápida, segura y cómodamente a los diferentes barrios de la Capital cordobesa.

En detalle

Así, la concluida conexión a Río Primero, hacia el este, se suma a la Autopista Córdoba – Rosario, al sudeste.

En sentido sur, la Autovía Ruta 36 conecta a las dos capitales de la provincia: Córdoba y Río Cuarto. En tanto que, hacia el sudoeste, la Autovía Ruta 5 comunica a “la Docta” con Alta Gracia.

Hacia el oeste encontramos la Autopista Córdoba – Carlos Paz, que vincula con la “Perla de Punilla”. También rumbo al oeste, pero un poco más al norte, la Autovía Ruta E-55 lleva a la ciudad de La Calera.

En cuanto a las salidas e ingresos hacia el norte de la Capital, la Autovía Ruta E – 53 conduce a Salsipuedes y a las localidades de Sierras Chicas.

Siguiendo por Circunvalación en sentido horario hallamos la Autovía Córdoba – Juárez Celman; y, por último, la Autovía Ruta 9 Norte, que une a Córdoba con Jesús María.