El gobernador Juan Schiaretti habilitó las calzadas principales del último tramo de obra del cierre del anillo de Circunvalación.

Comprende el trayecto entre la Avenida Fuerza Aérea y los puentes sobre el arroyo La Cañada, en el arco suroeste de la avenida: un sector de 2,8 kilómetros de extensión que se desarrolla íntegramente en trinchera.

Así se completa la habilitación de los 17 nuevos kilómetros de calzada principal con tres carriles por sentido de circulación, que se sumarán a los 30 kilómetros preexistentes de la avenida.

Esta habilitación -que se hará efectiva al tránsito a partir de las 15 horas de hoy viernes- permitirá canalizar la circulación en los tres carriles centrales de la avenida y así completar los trabajos en las calles colectoras y ramas de acceso al distribuidor de tránsito ubicado en el sector y que cuenta con dos puentes que aún están en construcción.

A partir de ahora, la Circunvalación de Córdoba totalizará 47 kilómetros y tendrá un control total de accesos a través de entradas y salidas situadas en los distribuidores de tránsito.

Con esta etapa, que se concreta hoy, se sumarán nueve salidas a las 14 existentes, por lo que a partir de ahora totalizarán 23 salidas a lo largo de los 47 kilómetros. (La obra del cierre contiene desde la Salida 14 –Ruta 5- hasta la Salida 23 –Distribuidor Spilimbergo)

Obra de cierre del anillo

La obra del cierre del anillo de Circunvalación que llevó adelante el Gobierno de la Provincia de Córdoba incluyó la construcción de 27 puentes, un viaducto de 1.800 metros frente al estadio Kempes, el túnel Rubén Américo Martí, ubicado en el subnivel de la rotonda Mujer Urbana, y siete nuevos distribuidores así como la readecuación de dos existentes: el denominado Tropezón (en el cruce con la Avenida Colón) y el ubicado a la altura de la Av. Spilimbergo.

Como parte de la obra, también se construyeron desagües pluviales de grandes dimensiones, que fueron diseñados para el drenaje de caudales originados por lluvias extraordinarias y así evitar inundaciones en la ciudad de Córdoba.

Los desagües construidos a lo largo de los 17 kilómetros de las nuevas calzadas de Circunvalación se ejecutaron divididos en dos grandes sistemas: el del arco noroeste que descarga en el río Suquía, y el del arco suroeste que desemboca en el arroyo La Cañada. La mayor parte del sistema de desagüe se desarrolla a través de conductos subterráneos sobre los cuales se construyeron las calzadas principales de la avenida.

Una obra de 50 años

“Los cordobeses hacía 50 años que esperábamos que se termine la Circunvalación y este gobierno tomó la decisión y la hizo en tres años”, dijo Schiaretti. El último eslabón de la traza central une avenida Fuerza Aérea y los puentes sobre el arroyo La Cañada. Son 2,8 kilómetros en trinchera, es decir por debajo del nivel del suelo.

El gobernador recalcó que la obra se hizo con “trabajo, recursos y el esfuerzo de los cordobeses”. Luego, destacó que la concreción de esta infraestructura es “la expresión de la capacidad de las empresas, los profesionales, técnicos y trabajadores, a quienes les agradezco todo lo que han hecho para concluirla en un tiempo récord“.

“Esto es –continuó– una prueba de lo que somos capaces de hacer los cordobeses, que fuimos capaces de defender lo que es nuestro, de defender nuestra provincia ante quien sea. Porque el progreso no viene, al progreso se lo construye trabajando y estando juntos permanentemente“.

El gobernador también celebró que la habilitación sea haya concretado “en la víspera del aniversario de la fundación de la ciudad de Córdoba y me alegro también que la estemos inaugurando antes que empiecen las vacaciones de julio, por nuestra gente y por los visitantes que vienen en vehículo a nuestra provincia y ahora van a poder ir a las sierras entrando por el sur o por el norte de la Circunvalación. La avenida está a disposición como una comodidad más que ofrece Córdoba para quienes vienen de vacaciones“.

Schiaretti, por último, consideró muy importante haber concluido esta etapa pese a la crisis económica nacional que afecta tanto a las familias como a las arcas del sector público en todo el país. “Ese es el mérito que tiene Córdoba, no dejarse abatir“, puntualizó.