Santa Fe irá a la Corte Suprema a reclamar la devolución de la deuda que mantiene la Nación con la provincia por descuentos irregulares sobre la coparticipación federal. Lo confirmó el gobernador Miguel Lifschitz: “El miércoles voy a estar en Buenos Aires haciendo la presentación personalmente en la Corte. Prefiero, como gesto simbólico, ser yo quien presente el trámite administrativo”.

De ese modo, el gobierno santafesino cumplirá un anuncio realizado por el propio Lifschitz en octubre, en pleno debate por el presupuesto nacional 2019 que no incluye recursos para saldar la deuda. Ante la Corte, el gobernador reclamará que se cumpla la segunda parte del fallo de noviembre de 2015 que ordena cesar los descuentos a favor de la Ansés y la Afip y acordar, entre ambos gobiernos, la restitución de lo detraído entre 2006 y 2015.

La presentación la harán por escrito el gobernador y el fiscal de Estado de la provincia, Pablo Saccone, ante el máximo tribunal de la Nación. A través de ese escrito, Santa Fe da por terminada la negociación política con el gobierno de Mauricio Macri y deja en manos de la Justicia la resolución de un pleito que lleva más de tres años sin ningún avance.

“Me siento defraudado por el gobierno nacional porque confié cuando la Corte sacó este fallo histórico. Fue la primera vez que la Corte le dio la razón a una provincia en un reclamo contra la Nación”, reconoció Lifschitz en declaraciones a Aire de Santa Fe.

“Lamentablemente, la buena voluntad que siempre manifestaron los funcionarios nacionales de cumplir con el fallo nunca se reflejó en lo concreto. Hubo demasiadas dilaciones”, agregó el gobernador.

Historia de un fracaso

Las negociaciones entre la Nación y la provincia casi no avanzaron en los primeros dos años de gestión. Recién a fines de 2017, cuando se firmó el primer Pacto Fiscal, Santa Fe logró incluir una cláusula que establecía que ambas partes debían llegar a un acuerdo antes del 31 de marzo de 2018.

Ese plazo tampoco se cumplió, pero en abril hubo una primera oferta de la Nación –que fue rechazada por la provincia– que proponía saldar la deuda con bonos a 12 años por 31 mil millones de pesos y compensar a Santa Fe con el financiamiento de obras públicas, cosa que tampoco quedó expresada en el presupuesto 2019.

A valores históricos, los montos descontados por la Nación suman unos 23 mil millones de pesos. Una primera actualización realizada por la provincia a mediados de 2017 redondeaba la suma en 54 mil millones de pesos (entre efectivo y bonos). Ahora, por la inflación y la devaluación, Santa Fe exige 100 mil millones de pesos.

“La deuda histórica es de 23 mil millones de pesos que requieren ser actualizados. Sobre esto no hemos podido ponernos de acuerdo con la Nación, pero no es menos de 100 mil millones de pesos, lo que representan 50 hospitales como el Iturraspe (de la ciudad de Santa Fe)”, explicó Lifschitz.

“Vamos a hacer una nueva presentación exigiendo, dado el tiempo transcurrido, y que se han modificado las condiciones de base de la macro economía sobre las que veníamos conversando, que se ponga un plazo perentorio para que se cierre el tema favorablemente para la provincia de Santa Fe”, remarcó el gobernador.

Después de casi tres años de gestiones ante los ministros Rogelio Frigerio, Alfonso Prat Gay (en 2016) y Nicolás Dujovne (a partir de 2017), el mandatario santafesino se mostró decepcionado con las autoridades nacionales: “En política no se debe ser ingenuo, pero creí que el fallo se iba a cumplir. Nos pidieron paciencia para poder acomodar las cuentas, pero luego empezaron las dilaciones”.

Que decida la Corte

El fiscal de Estado Pablo Saccone explicó la estrategia judicial de la provincia: “Estamos pidiendo ahora que, dado que las partes no se pudieron poner de acuerdo, que esto lo decida la Corte. Y para eso tomamos en cuenta el Consenso Fiscal que tenía como fecha tope marzo pasado”.

“Ahora la Corte va a tener que decidir entre las dos posiciones”, sostuvo Saccone a LT8. “Nosotros vamos a presentar una liquidación, la Nación otra y la Corte va a tener que decidir cuál de los dos números es el acertado y la forma de pago. Va a ser una situación compleja, pero en definitiva es la labor de los jueces arribar a una solución cuando los interesados no pueden llegar a un acuerdo. La Corte no tiene tiempos y puede fallar cuando lo crea conveniente”, aclaró el fiscal de Estado.

Un fallo reciente del máximo tribunal, a principios de mes, obliga a la Nación a restituir el 15% de la coparticipación a la provincia de La Pampa. Es un antecedente que favorece a Santa Fe, que en noviembre de 2015 logró que la Corte fallara a su favor –lo mismo ocurrió con Córdoba y San Luis– en el juicio por coparticipación iniciado por el ex gobernador Hermes Binner en 2009.