(14-06.2017) La Cámara de Diputados de la Nación no pudo realizar, por falta de quórum, la sesión especial impulsada por el radicalismo para debatir un proyecto de ley que declare “servicio esencial” al transporte público de pasajeros, a la luz de la huelga de nueve días que realizaron los choferes en la capital cordobesa, quienes levantaron la medida para negociar la reincorporación de los despedidos.

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, levantó la deliberación al comprobar que sólo se habían reunido 80 de los 129 legisladores necesarios para habilitar la sesión y ante un pedido del jefe de la bancada del FPV, Héctor Recalde, quien ingresó a la sesión únicamente para realizar esa solicitud.

Los radicales querían debatir dos proyectos de los legisladores Diego Mestre y Olga Rista, que proponen la modificación del artículo 24 de la ley 25.877 para “incorporar al transporte de pasajeros como servicio esencial ante una situación de conflicto laboral”.

La sesión contó con la presencia de legisladores radicales, del PRO, de la Coalición Cívica, el salteño Alfredo Olmedo, y legisladores que responden al gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, el Frente de la Concordia Misionero.

El conflicto con los choferes de colectivos concluyó el martes, pero la discusión continuará mañana en la Legislatura cordobesa cuando comience a analizar un proyecto girado por el mandatario Schiaretti.

Si bien no hubo quórum, se hicieron discursos en minoría que fueron pronunciados por el jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, su par de la UCR Diego Mestre, el macrista Javier Pretto, la legisladora de la Coalición Cívica, Leonor Matilde Villalba, el salteño Olmedo, y Juan Brugge (Democracia Cristina).

Negri dijo que “se deben garantizar los servicios esenciales así como el derecho de huelga” y reconoció que “eran conscientes que no iba a lograr el quórum pero aunque no tuvimos el número vamos a insistir en otra sesión sobre nuestra propuesta para garantizar los servicios esenciales”.

“En el contexto de lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) definió como servicios esenciales, es decir en el marco del derecho de huelga legítimo que tienen los trabajadores, debe haber servicios mínimos que deben mantenerse para garantizarle a la sociedad determinadas prestaciones”, expresó.