Gil Lavedra reclamó una explicación pública al vicepresidente y criticó al Gobierno por el “absoluto silencio oficial” al respecto, al tiempo que alertó que “varias dependencias del Estado” pudieron haber prestado “su concurso” para la operación mediante “connivencia y aquiescencia”.

“Se trata nada menos que del vicepresidente. Por la magnitud de los acontecimientos, sería un escándalo de grandes proporciones: un hecho de corrupción de los peores porque involucra a muchas dependencias estatales”, advirtió Gil Lavedra.

El diputado alertó que, “de haber ocurrido” una maniobra ilegal, “ocurrió con la connivencia y aquiescencia de varias dependencias importantísimas del Estado, que presentaron su concurso”.

En ese sentido, el legislador recordó que promovió sendos pedidos de informes a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), al Banco Central y a la Secretaría de Comercio Interior, entre otras reparticiones.

Hace una semana, un abogado presentó la primera denuncia penal contra Boudou por el asunto, por los presuntos delitos de “violación de los deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles con la función pública y malversación de caudales públicos”.

La causa, impulsada por el letrado Jorge Vitale, quedó registrada con el número 1.302/12 y recayó en el Juzgado Federal 3, a cargo del magistrado Daniel Rafecas.

Vitale radicó la denuncia sobre la base de dichos a la prensa de Laura Muñoz, quien aseguró que su ex esposo, el empresario Alejandro Vandenbroele, “es testaferro de Amado Boudou”.