El gobernador Miguel Lifschitz renovó sus críticas a la política económica del gobierno nacional. “La situación socioeconómica la veo muy complicada, las perspectivas son muy poco optimistas”, declaró el mandatario provincial. “Los propios anuncios del presidente (Mauricio Macri) nos están diciendo que los próximos meses van a ser peores aún que los actuales”.

Lifschitz planteó un escenario social difícil como consecuencia de las políticas de ajuste de la Nación: “Se va a profundizar la recesión, la inflación va a seguir muy y esto termina siendo una combinación letal para los sectores populares. Vamos a tener unos cuantos meses con una situación muy compleja desde lo social. Y no solamente los jubilados, hay muchos trabajadores activos cuyos salarios han quedado por debajo de la línea de pobreza. Ni hablar de las personas desocupadas o con planes sociales, que no pueden cubrir los gastos mínimos de una familia”.

En declaraciones a radio La Red, el gobernador reconoció que, no obstante la caída de la economía, no advierte “por ahora” una situación “de conflictividad social”. Lo atribuyó a la asignación universal por hijo y otras políticas sociales, para diferenciar la situación actual del estallido de 2001. “Si bien son montos bajos, no dejan de ser un pequeño colchón para cubrir necesidades básicas, algo que no estaba en 2001” .

Al mismo tiempo, Miguel Lifschitz descartó los rumores sobre un eventual acercamiento al PJ Federal: “No es momento de aventuras políticas”, respondió. Y reiteró que desde el socialismo tratará de aportar a un armando nacional progresista: “Nosotros vamos por otro lado. Siempre apostamos a construir espacios progresistas, como muchos otros dirigentes”.