La falta de lluvias en Sierras Chicas comienza a inquietar por la posibilidad de que esté en riesgo el suministro de agua potable a gran parte del corredor, desde La Calera hasta Río Ceballos y Salsipuedes, en donde habitan más de 200 mil personas, y la demanda del recurso es creciente.

Para tratar de mitigar el problema, la Provincia activó, desde 2014, la interconexión de los sistemas de provisión de agua de La Quebrada en Río Ceballos y el de La Calera, que se abastece del lago San Roque en Carlos Paz, desde el valle de Punilla.

Así, las ciudades de La Calera, Saldán, Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo y un sector de Río Ceballos, reciben agua desde La Calera, y otro sector del corredor distribuye el agua que se potabiliza para algunos barrios de Río Ceballos, y Salsipuedes, otra ciudad que se agregó corredor por su creciente demanda demográfica.

A pesar de esta determinación, la demanda de nuevas conexiones, por autorizaciones de urbanizaciones y loteos no decreció y el problema desborda a las autoridades locales.

La inquietud de los responsables locales recae en el aporte de las lluvias para revertir los niveles de las napas, la recuperación del dique La Quebrada, que presenta una bajante de 12,50 metros, y el bajo nivel de aporte de los afluentes a ese embalse.

Otro problema que se añade a la región es la falta de recuperación de afluentes de regiones cercanas a la cuenca de La Quebrada, como el arroyo de Vaquerías en valle Hermoso que también registra un bajo nivel de caudal (que no deja de descender y es aportante de los afluentes del dique de Río Ceballos).

En este contexto, todos los municipios del corredor de Sierras Chicas que se abastecen desde La Calera, hasta Salsipuedes (6), declararon la emergencia hídrica con restricciones de suministro, cortes programados tres días a la semana y multas por uso inapropiado del recurso, pero siguen evaluando otras medidas para tratar de garantizar el abastecimiento regular a los vecinos y satisfacer la demanda de los nuevos habitantes.

Desde la Provincia se analiza la realización de otras obras complementarias para llevar agua desde Colonia Tirolesa, en el paraje La Puerta, hasta La Granja y luego derivar hasta Salsipuedes, pero hasta ahora no se produjeron anuncios ni plazos, en uno de los corredores de mayor crecimiento poblacional de la Provincia, y que demanda, como prioridad, este servicio esencial.

Los vecinos tratan de ajustar al máximo el consumo, y extremar el cuidado del recurso como uno de los más valiosos en su utilización.

Fuente: La Voz