El Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de Santa Fe concluyó la primera partida de su producción de antibióticos betalactámicos como amoxicilina y cefalexina, para garantizar la cobertura a todos los santafesinos hasta mayo de 2020.

Desde el laboratorio estatal provincial indicaron que “esto no sería viable si no se contara con un área de planificación que permite coordinar todos los procesos de elaboración, control y almacenamiento adecuado”.

Cabe aclarar que la amoxicilina y la cefalexcina, son antibióticos de uso habitual en los centros de salud y hospitales del sistema público de salud de la provincia, que forman parte del modelo de gestión en red basado en la atención primaria de salud. Son esenciales para los centros de salud que resuelven cerca del 80% de las problemáticas sanitarias.

La culminación de la campaña de producción de estos antibióticos, además, permitirá avanzar en la remodelación de ese sector del LIF, de acuerdo con el plan rector establecido oportunamente desde el Ministerio de Salud de la provincia. Esas refacciones son parte de un proyecto a través del cual se buscará una planta unificada de sólidos para producir antibióticos betalactámicos, con el fin elaborar formas sólidas de comprimidos y suspensiones extemporáneas betalactámicas como amoxicilina, amoxicilina+clavulánico y cefalexina.

ALCANCES DE LOS ANTIBIÓTICOS
La amoxicilina se usa para tratar algunas infecciones provocadas por bacterias como la neumonía o la bronquitis (infección de las vías respiratorias que va a los pulmones) e infecciones de los oídos, nariz, garganta, tracto urinario y piel. También se utiliza en combinación con otros medicamentos para eliminar H. pylori, las bacterias que causan úlceras. La amoxicilina se encuentra en una clase de medicamentos llamados antibióticos parecidos a la penicilina y su acción consiste en detener el crecimiento de las bacterias.

Por su parte, la cefalexina se utiliza para tratar infecciones provocadas por bacterias como la neumonía y otras del tracto respiratorio, e infecciones de huesos, piel, oídos, genitales y tracto urinario. Pertenece a una clase de medicamentos llamados antibióticos de cefalosporina y funciona matando a las bacterias.

Tanto la cefalexina como la amoxicilina no funcionan para combatir resfriados, influenza u otras infecciones virales. Cabe recordar que usar antibióticos cuando no son necesarios aumenta su riesgo de contraer una infección más adelante, que se resista al tratamiento con antibiótico.

LABORATORIO INDUSTRIAL FARMACÉUTICO
Provee el 70% de las unidades farmacológicas que el sistema aporta desde el nivel central para cubrir el 95% de las patologías más comunes que afectan a la mayoría de la población que acude a la salud pública, además de producir 44 especialidades medicinales en su planta de la ciudad de Santa Fe.

Durante el período comprendido entre los años 2008 y 2019, el LIF experimentó la etapa de modernización más importante en su historia. La intervención del Estado en áreas estratégicas permite fijar precios testigo que eviten la cartelización y desarrollar especialidades no rentables para el mercado pero necesarias para la población.