Pablo Javkin derrotó a Verónica Irizar en las primarias rosarinas del Frente Progresista y, por primera vez en 30 años, el socialismo no tendrá candidato propio a intendente. A la vez, el peronismo santafesino se alzó con la victoria a gobernador, de la mano de la victoria de Omar Perotti contra María Eugenia Bielsa. Pero Antonio Bonfatti fue el candidato más votado en toda la extensión de la bota.

Sobre el filo de la madrugada, los resultados oficiales revirtieron la tendencia que se había propalado desde el inicio de la carga informática, y que pusieron con el corazón en la boca a unos y a otros. Al fin, por una diferencia no demasiado amplia, el concejal se impuso a la postulante socialista. “La elección es muy pareja, por eso me parece irresponsable reconocer un resultado porque es una elección pareja”, dijo Irizar, luego de que Javkin se proclamara ganador.

Curiosamente, el socialismo perdió su principal bastión, su casa matriz, su sede original, habiendo tenido al candidato más votado a gobernador, a diputado provincial, a concejal de Rosario y a senador departamental. Las explicaciones y los pases de factura estarán a la orden del día.

En Rosario, Roberto Sukerman se convirtió en el candidato a intendente más votado, pero sufría —como Bonfatti a nivel nacional— el no haber tenido una competencia interna que potenciara al frente, Al igual que Javkin, el candidato a intendente peronista se quejó por la tardanza de los datos.

En las primarias del macrismo rosarino, Roy López Molina no tuvo dificultades para duplicar en votos a Jorge Boasso. A diferencia de otras internas —como el caso de La Pampa— en Rosario el precandidato del PRO le ganó al postulante del radicalismo. De todos modos, López Molina quedó muy lejos de los más de 200 mil votos que cosechó en los comicios a concejal de 2017, y que lo transformaron en el gran ganador de aquella jornada.

A gobernador, la suma de Perotti Bielsa le permitió a Juntos disfrutar de la victoria. El peronismo quedó por encima del Frente Progresista en toda la provincia, incluido Rosario, y obligará a Bonfatti a un esfuerzo supremo para dar vuelta el resultado en las generales de junio próximo.

Tercero quedó el candidato de Cambiemos, muy lejos del peronismo y del Frente Progresista. Habrá que seguir muy de cerca el futuro del macrismo en Santa Fe, atento a que también puede quedar preso de una posible polarización entre los dos primeros.

En el campamento santafesino de Cambiemos, el candidato a gobernador dijo que este era el primer paso, casi la piedra basal, de una performance en crecimiento.

Al margen de los votos para unos y otros, fue muy alto el porcentaje de voto en blanco y de abstención. Al cierre de esta edición la carga oficial del escrutinio lo situaba cerca del 14 por ciento. Ese porcentaje formará parte de las especulaciones para los comicios del 16 de junio próximo.

De acuerdo a todas las especulaciones previas, el gobernador Miguel Lifschitz no tuvo dificultades para imponerse en su categoría de candidato a diputado provincial. Al cierre de esta edición, la mediática Amalia Granata se ubicaba en el segundo lugar. Como decía el escritor Jorge Luis Borges, a veces “la democracia es un mero abuso de la estadística”.

Triunfos paralelos

Si bien la intendenta Mónica Fein no lograba festejar con su candidata a intendenta para la sucesión, triunfó con comodidad en la primaria frentista a senador del Departamento Rosario. En ese ámbito, el periodista deportivo Marcelo Lewandowsky ganó ampliamente la competencia del frente Juntos.

El socialismo perdíó la candidatura para la Municipalidad, pero el debut de la periodista Susana Rueda fue prometedor: resultó la más votada en la categoría a concejal. Los periodistas le traen buena fortuna al socialismo. Además de Rueda, Emilio Jaton se alzó con la categoría de más votado en la primaria a intendente de Santa Fe.

Las elecciones en la provincia fueron leídas con detenimiento desde la ciudad de Buenos Aires. De hecho, se constituyó en la sexta derrota de Cambiemos desde que se inició el proceso electoral en las provincias, lo que es leído como una piedra más en el camino reeleccionista de Mauricio Macri. Con este resultado santafesino, y el que sucederá la semana próxima en Córdoba, Cambiemos habrá sido derrotado en todas las competencias electorales.