Sigue el estado de alerta en la industria carrocera, pese a los créditos anunciados para la semana pasada para fomentar el carrozado local de colectivos de media y larga distancia. La medida había sido reclamada hace un mes por los dirigentes de Caladi, la cámara que agrupa al sector, durante una reunión que mantuvieron con autoridades provinciales y gremialistas en la sede local de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

En ese momento pidieron que se extendiera una línea de créditos que se había otorgado al sector carrocero de corta distancia, que está radicado fundamentalmente en Buenos Aires. Luego de una reunión que mantuvieron en el Ministerio de Producción Nacional, se anunció un plan de financiamiento a las empresas de transporte de colectivos para carrozar colectivos, con tasas subsidiadas por la Nación, la provincia y la propia industria carrocera.

Miguel Maestu, directivo de Metalsur y dirigente de Caladi, advirtió que el sector está hoy en una crisis muy grave, por la difícil situación que enfrentan las empresas de colectivos, que son sus clientes, y por el ingreso de unidades de Brasil. “El crédito otorgado es para 50 unidades, cuando en nuestros playones hay 80”, dijo en declaraciones radiales. También alertó que entrarán 100 carrocerías brasileñas hasta fin de año. Hay 3.000 puestos de trabajo en riesgo.