El gobernador Miguel Lifschitz, y su par de Córdoba, Juan Schiaretti, firmaron un convenio para la conformación de la Unidad Ejecutora Biprovincial, encargada de la ejecución de la primera etapa del Acueducto Interprovincial Santa Fe – Córdoba, que abastecerá de agua de calidad a distintas partes de las dos provincias.
 
En esta primera etapa, las obras alcanzarán a 65 localidades (33 de Santa Fe, y 32 de Córdoba), beneficiando a 330 mil habitantes. 

El monto estimado para la ejecución asciende, aproximadamente, a unos 460 millones de dólares.
 
“Hoy es un día histórico para Córdoba y Santa Fe, y por lo que representan estas provincias es un día histórico también para el país. Es un proyecto de gran escala para el futuro de nuestras provincias en las próximas décadas. Son recursos fundamentales y estratégicos para el desarrollo de los pueblos y la integración regional”, señaló Lifschitz desde la ciudad de Córdoba.
 
El gobernador valoró además que en poco tiempo de lanzada la iniciativa ya exista un pliego de licitación, un proyecto técnico desarrollado y un presupuesto. “Estamos dando un paso importante, porque aún hoy el 50 por ciento de la población de Santa Fe tiene problemas para acceder a agua de calidad, y nos hemos propuesto resolver esa situación con un plan de acueductos”.
 
Lifschitz se mostró entusiasmado en poder conseguir financiamiento internacional para la obra, porque tanto Córdoba como Santa Fe son “provincias creíbles, con capacidad técnica y una historia en materia fiscal. Son obras de futuro, que se hacen pensando en las próximas generaciones y hacen historia”.
 
Finalmente, el gobernador de Santa Fe contó que también se suscribieron acuerdos con Córdoba en materia de suministro de gas y energías alternativas, y biocombustibles.
 
PROVINCIAS COMPLEMENTARIAS 
En ese marco, ambos mandatarios explicaron que el acueducto tiene por objetivo resolver, a mediano y largo plazo, los limitantes de abastecimiento de agua potable para las zonas este y centro de Córdoba, y centro – oeste de Santa Fe, con eje en la planificación de nuevos acueductos que están en pleno desarrollo.
 
En tanto, Schiaretti dijo que “esta es la prueba evidente de que la Región Centro existe y está viva”, y afirmó que Córdoba y Santa Fe son “provincias hermanas y complementarias”. El mandatario cordobés valoró la “capacidad de hacer cosas conjuntas”, y agradeció a Santa Fe “compartir el agua” con Córdoba. “Estos es pensar al largo plazo”, aseguró.