El acto se llevó a cabo en las instalaciones de la Bolsa de Comercio de la ciudad de Córdoba, y también participaron los ministros de Obras Públicas de Córdoba, Hugo Testa; de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio.

A partir del convenio firmado, se establecerán “las acciones concretas tendientes a determinar la viabilidad del abastecimiento de agua para consumo humano a la ciudad de Córdoba y poblaciones de la región centro-este de la provincia de Córdoba, y a las poblaciones de la región centro-oeste de la provincia de Santa Fe”.

En la oportunidad, Binner destacó que “la puesta en marcha de este convenio, tan necesario y útil, sirve para la construcción de una sociedad más integrada”. En tal sentido, instó a pensar el agua potable como “un elemento vital no solamente para el consumo humano, sino también para todos los aspectos vinculados con la producción industrial. Estamos hablando de un elemento fundamental para poder construir una sociedad mejor”, dijo.

En ese marco, consideró “importante” ver el proyecto del futuro acueducto “en toda su dimensión. En el límite entre las provincias de Córdoba y Santa Fe hay una línea norte-sur que tiene muchísimos pueblos gemelos y, sobre todo en la región centro y centro sur, hay una vinculación muy importante desde el punto de vista de la agroindustria”, precisó.

Al respecto, el mandatario santafesino remarcó que “en la medida en que haya provisión de agua de calidad, habrá una mayor radicación de familias y de empresas”, lo que permitirá contar con “provincias donde utilicemos territorialmente todas las ventajas existentes”.

En un marco más amplio, Binner opinó que se trata de concretar iniciativas “que trasciendan el tiempo y que germinen en posibilidades artísticas, culturales y por supuesto productivas para mejorar nuestra calidad de vida”.

PUNTAPIÉ INICIAL

Por su parte, Schiaretti afirmó que la firma del acta constituye “el puntapié inicial para resolver definitivamente el problema de la provisión de agua potable para nuestra provincia”.

“Córdoba no tiene mucho agua”, recordó Schiaretti, por lo que remarcó la importancia de tener “una fuente alternativa de provisión, ya que con el crecimiento poblacional estamos superponiendo la utilización de las diversas cuencas”.

En ese marco, el mandatario cordobés analizó que “la única alternativa para contar con agua potable es hacer el acueducto del río Paraná. Muchos me decían «tenemos el dique de río Tercero»,  pero no hay que olvidarse de que de ese complejo dependen desde Morteros hasta Laboulaye”, y advirtió que “agregarle a ese acuífero” el abastecimiento de la ciudad de “Córdoba y Gran Córdoba es poner en riesgo la provisión de agua potable para más del 65 o 70 por ciento de la superficie de la provincia”.

“Por lo tanto, la solución era y es el acueducto del río Paraná”, reiteró Schiaretti, al tiempo que reconoció a Binner la disposición para impulsar un proyecto destinado a “garantizar agua potable al oeste santafesino y la provincia de Córdoba”. En ese marco, agradeció a su par santafesino “porque legalmente el río Paraná, que es por donde desagota el mayor acuífero de América del Sur, es de jurisdicción de la hermana provincia de Santa Fe”.

POLÍTICA DE ESTADO

A su turno, Ciancio resaltó que “la política de aguas debe ser una política de Estado porque es un bien fundamental”, motivo por el cual en Santa Fe se diseñaron “12 acueductos, con un horizonte de 20 años para su construcción, lo que tiene que ver con cuestiones económicas, presupuestarias y crediticias. Pero, además, con el desafío técnico de vencer distancias. En la provincia de Santa Fe tenemos 5.000 kilómetros de acueductos para construir”, precisó.

Luego, el ministro santafesino detalló el Sistema de Grandes Acueductos y la situación en la que se encuentran los trabajos de los cinco que ya están en marcha –Desvío Arijón, Gran Rosario, Reconquista y del Norte Santafesino, a los que se agregan las obras de ampliación del Centro Oeste–. También mencionó el convenio firmado la semana pasada entre la provincia de Santa Fe y el Consejo Federal de Inversión (CFI), a partir del cual este organismo financiará la elaboración del proyecto ejecutivo del Acueducto Río Coronda, tarea que estará cargo de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) – Regional Santa Fe.

EL CONVENIO

El acuerdo plantea que teniendo Santa Fe “el dominio originario del río Paraná, conjuntamente, con las restantes provincias que limitan con el mismo, decide analizar la posibilidad de disponer parte del caudal que transporta el río para atender los consumos de agua antes citados”.

En dicho marco, ambos Estados se fijaron con la firma del convenio una serie de objetivos entre los cuales se encuentra la realización de “los estudios necesarios para definir las poblaciones a abastecer, en ambas regiones, además de la ciudad de Córdoba, así como definir los caudales a proveer para el consumo humano”.

Asimismo, prevén el desarrollo de “un análisis de factibilidad de soluciones alternativas destinadas a la captación, transporte, potabilización en origen y/o destino, y entrega de agua en bloque a las poblaciones a abastecer”. Se incluyen también “los estudios básicos, el análisis hidráulico del caso, el predimensionamiento de los componentes de cada solución, la no afectación del recurso respecto de las demás jurisdicciones titulares del dominio originario, los costos respectivos y la comparación técnica-económico-financiera, seleccionando aquella que resulte más conveniente para los intereses perseguidos”.

En tanto, ambos Estados coordinarán acciones de manera de “gestionar los recursos económicos destinados al financiamiento de los estudios y proyectos”.

Las actuaciones que se llevarán adelante a partir del acuerdo se realizarán bajo las órbitas de los ministerios de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente de Santa Fe y de Obras Públicas de la provincia de Córdoba.

Las autoridades de ambas provincias avalarán la conformación de un comité técnico a través del cual se realizarán los estudios necesarios, análisis de factibilidad, y estimaciones de costos, entre otros aspectos.

“El objetivo es que este convenio nos permita avanzar con obras de infraestructura y que podamos contar con el acompañamiento del Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el Estado nacional”, señaló Ciancio.