Según un informe presentado en la sede de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), el nivel de actividad industrial de enero cayó 16% en relación al mismo mes del 2018. El índice elaborado por el Instituto de Investigaciones Económicas de Fisfe reveló que entre las veinte actividades que en general más contribuyen al producto industrial santafesino, en enero de 2019 se constataron resultados muy negativos.

El sector más castigado en enero fue el de maquinaria agropecuaria (-90,3%), mientras que carrocerías y remolques (-34,9%) y vehículos automotores (-33,1%) fueron otros dos sectores severamente castigados en el arranque del año. Otros sectores golpeados por la falta de ventas, las altas tasas y los tarifazos, fueron: manufacturas de plástico (-16,2%), prendas de vestir (-12,5%), muebles y colchones (-11,2%), molienda de oleaginosas (-10%), productos lácteos (-9,7%), fiambres y embutidos (-8,8%), otra maquinaria de uso especial (-8,6%), industria siderúrgica (-7,3%), molienda de cereales (-7,1%), papel y productos de papel (-6,7%) y productos de la refinación de petróleo (-4,9%), entre otros. Sólo autopartes (+4,6%) y maquinaria de uso general (+11,5%) observaron una evolución positiva.

Para Gabriel Frontons, autor del informe, la caída “es pronunciada desde mayo”, pero “en los últimos cuatro o cinco meses” los índices de caída “pasaron a tener dos dígitos”. “Revisamos cada informe, no deja de sorprendernos por las caídas que están fuera de todo contexto”, advirtió el economista y enumeró entre las razones del derrumbe “la caída del consumo, la cuestión financiera y tarifaria, la mala cosecha del año pasado y la corrida cambiaria”.

Entre los números negativos de la industria santafesina, también sorprendió la caída del 10% en el procesamiento de soja durante el primer mes de 2019 y de la elaboración de aceite de soja alcanzó, 8,3% inferior al registro de enero de 2018. Durante la conferencia, el presidente de la entidad, Guillermo Moretti, criticó al modelo macrista, porque estimula la oferta y hace caer la demanda y advirtió que la única salida que pueda promover un “cambio de expectativa” es “un cambio de modelo” económico.

Moretti recordó que la industria ya perdió 200 mil empleos desde la llegada de Cambiemos al poder, en 2015, y 61 mil de esos puestos de trabajo se destruyeron el año pasado. En la provincia, Frontons explicó que se destruyeron 5.000 empleos industriales desde 2015 y, sólo en el año pasado, unos 1.500.