La compañía YPF bajó hasta un 3,2 por ciento los precios de sus combustibles en distintas regiones del país, lo que significa el segundo reacomodamiento a la baja consecutiva, con lo cual la Argentina pasará a tener los precios en las naftas y gasoil entre los más baratos de la región.

 La medida comunicada ayer por la petrolera que domina más del 55 por ciento del mercado de combustibles responde al impacto de la baja de la cotización del barril de crudo internacional y la estabilidad del tipo de cambio registrado en las últimas semanas.

 Desde la empresa se informó que dispuso que a partir de las 0 del lunes los nuevos precios de referencia en la Ciudad de Buenos Aires pasarán en el caso de la nafta Súper de 37,21 pesos a 36,99 pesos (-0,6 por ciento) y la Premium o Infinia de 43,45 pesos a 42,89 pesos  (-1,2 por ciento).

 En el caso de los productos diesel también registrarán variaciones a la baja en los surtidores y pasarán en el caso del tipo Diesel 500 de 34,84 pesos a 34,59 pesos (-0,7 por ciento) y el Diesel Premium o Infinia de $40,86 a 40,49 pesos (-0,9 por ciento).

 YPF precisó que el precio de todos sus combustibles bajarán hasta un -3,2 por ciento en distintas regiones del país, en tanto que la baja promedio de sus productos en todo el país es de -1,2 por ciento

 El precio del petróleo del tipo Brent (el de referencia para el mercado argentino) cerró el viernes a US$57,34 el barril de crudo, es decir un 33 por ciento por debajo que apenas tres meses atrás cuando el 4 de octubre alcanzó los US$ 86,44 por barril, el valor máximo en más de 49 meses. 

 En el caso del dólar, la divisa estadounidense cerró el viernes en el mercado local a 38,40 pesos por unidad, frente a los  37,61 pesos a los que cotizó en el primer día hábil de diciembre, es decir la fecha del último movimiento de precios en los surtidores por parte de la compañía de mayoría accionaria estatal. 

 Así, esta constituirá la segunda baja desde el 3 de diciembre, cuando la petrolera recortó los precios de la nafta hasta un 1,5 por ciento, y como ocurrió entonces, se estima en el sector que las restantes petroleras -en particular Raizen que opera la marca Shell y Axion- adopten medidas similares en las próximas horas.